Terminar una relación no borra las bellas experiencias ni convierte en villano a quien amamos

Terminar una relación no borra las bellas experiencias ni convierte en villano a quien amamos. Comprender cuándo termina una etapa en nuestra vida es signo de nobleza.

Hace algunos años una amiga se acercó a mí para platicarme cómo había terminado con su novio, obviamente se le veía muy molesta y desepcionada, pero lo que más me llamó la atención fue la forma en la que se expresaba de él: con insultos, críticas, desprecios y comentarios desagradables, como si todo el tiempo que estuvo con él hubiera pasado en vano. La historia terminó bien entre ellos dos, se reconciliaron, y hasta hace poco los volví a ver juntos, pero todo lo que dijo, sus opiniones sobre él y cómo veía la relación contrastaron mucho la percepción que tenía sobre ellos.

La gente tiene la molesta costumbre de decir necedades por impulso, de hablar las cosas sin segundas consideraciones y de descargar todos los disgustos que tienen encima cuando se enojan con alguien. Cuando una pareja termina su relación es común que alguno de ellos -o los dos- se refiera al otro con términos negativos, como aprovechando el momento para sacar a la luz todos sus defectos y las cosas que le molestaban de esa persona, mandan por la borda todo lo hermoso que sucedió con anterioridad en la relación, no se dan cuenta que también quedan mal, que si su pareja es estúpida entonces ellos también lo son pues compartieron tiempo valioso, sentimientos y experiencias.

No es excusa que el que quedó mal haya sido él o ella, si hablas mal de tu expareja tú también quedarás como un tonto ya que voluntariamente escogiste pasar ese tiempo a su lado, hablaste maravillas en su momento y enalteciste la relación, además uno nunca sabe si la llama volverá a surgir debido a que, donde hubo amor, cenizas quedan, y ya estarás disculpándote con medio mundo -y con tu pareja- sobre el comportamiento que tuviste y tu pérdida de control ante esa situación.

No todo es para siempre, por lo que tenemos que aprender a identificar cuándo termina una etapa, como si pasaramos de secundaria a preparatoria o de la universidad al ámbito profesional, las relaciones también tienen indicios y momentos en los que debemos percatarnos que se han acabado. Una relación es hermosa y nutre muchísimo, no hay por qué pensar que han sido un desperdicio, los humanos nos engrandecemos gracias a las interacciones que coleccionamos. Cuando termina una relación debemos ir para adelante y buscar en nuestro interior la manera para salir con un impulso positivo, porque en la vida no todo es para siempre, pero eso no significa que algo malo deba resultar de algo que termina. No somos más que semillas que van germinando continuamente, una y otra vez, mejorando cada vez que somos plantados, dando frutos mejores cuando maduramos, todo está en la actitud que tomemos y la serenidad que mantengamos para superar los rencores que pudieran quedar en nosotros, cada vez que algo se acaba tenemos una oportunidad frente a nosotros de ser más grandes de lo que fuimos, pero está en nuestra voluntad y propia sabiduría el momento en que decidimos ser plantados y el momento en que decidimos dar frutos.


Anuncios

Un comentario en “Terminar una relación no borra las bellas experiencias ni convierte en villano a quien amamos

  1. Efectivamente mi amigo las cosas pasan por algo.. y sinceramente lo mucho o poco así como lo bueno o lo malo se aprende y te deja algo. Eh pensado que lo que llegue a perdurar una relación siempre hay que disfrutar el momento que se tiene..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s